Trellomanufacture presenta: Ponlecara, woolly things lab

Ponlecara surge de una obsesión, una costumbre, una manía animística que "sufrimos" en el estudio de trellomanufacture: poner cara a todo, unas veces en la realidad y otras simplemente imaginadas. Es el encuentro con el guiño de vida que lo inanimado quisiera tener.

Surgen si observas. Parecen decirte: "hey, estamos aquí!" Cobran vida o reinventan la que tenían, como el sonido que se encuentra con un oído o un salto de agua con un pie desnudo. Aparece la "cara", pero más allá de ella la emoción: cándida, confiada, entrañable, burlona, simiesca, salvaje, ñoña, bizarra, rural, alienígena, trollesca... plácida.

Investigando sobre que materiales pueden ser reciclados y dar un resultado duradero, apartando camisetas y sudaderas raídas que no aguantan ni un lavado, aparece... el fieltro!!
Y en su origen, aparece... LA LANA PARA ENFIELTRAR!!!

Nuestras queridas ovejas, que son trasquiladas para que no acaben siendo una pelota que ruede por los campos, ofrecen su manto maravilloso que se lava, se depura y se seca, para pasar al escarmenado, que consiste en ir separando las fibras para hacer que la lana resulte suave y liviana.


En este punto del proceso la lana se encuentra con PONLECARA que a base de agua, jabón y mareo da forma a las fundas, para que vuelvas al encuentro de esos materiales que no surgen del petróleo y que te despeguen del asfalto por un momento.